Regando en el desierto de Atacama con la fuerza del sol

atacama.jpg Con un préstamo de US$32 millones y asistencia técnica del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Subsole planea incrementar su producción frutícola en 60 por ciento durante los próximos cuatro años, principalmente mientras se va expandiendo el cultivo en el valle de Copiapó, a 800 kilómetros al norte de Santiago, rodeado por el desierto de Atacama. Y es que el desierto de Atacama, en el norte de Chile, es el lugar más seco y con mayor radiación solar del planeta. Allí es donde Subsole, una de las principales exportadoras nacionales de frutas de mesa, planea su crecimiento futuro mediante el uso de energía solar y la eficiencia energética.

“La planta solar nos permitirá reducir la huella de carbono y, al mismo tiempo, asegurar costos estables de energía y mayor eficiencia energética”, afirmó Miguel Allamand, presidente de Subsole, quien fundó la empresa hace 20 años. Subsole entiende la poderosa combinación de calidad y sostenibilidad. Gran parte de sus costos de operación se destinan a la transferencia de conocimiento y tecnología a los agricultores.

Para poder impulsar la producción de manera competitiva, Subsole planea construir una planta de energía solar de 300 kW (kilovatios) en el valle para abastecer sus sistemas de riego. La nueva planta fotovoltaica, la primera en la historia de un productor de frutas chileno, le permitirá a la empresa suministrar agua proveniente de acuíferos subterráneos a un bajo costo y de manera sustentable en una región donde se compite por la escasa electricidad disponible con una pujante industria minera.

El acuerdo de préstamo del BID fue firmado en la sede de Subsole en Santiago el 12 de diciembre. El préstamo fue pactado a un plazo de 10 años, con un período de gracia de 30 meses en la amortización del capital, lo cual le brinda a Subsole financiamiento a largo plazo para su plan de expansión.Parte del préstamo estará destinado a inversiones de capital hasta 2014 y el resto se utilizará para refinanciar deuda con bancos locales.

Gracias al apoyo técnico y financiero del BID, la empresa realizará auditorías de energía en seis zonas bajo riego, tres plantas de empaque y depósitos frigoríficos. Además, llevará a cabo un estudio de prefactibilidad para implementar tecnología solar en la refrigeración, para mejorar los métodos de riego y almacenamiento de agua, y construir plantas de empaque y depósitos de energía eficientes con tecnología de punta, tal como los convertidores de frecuencia para bombas hidráulicas y sistemas de administración de agua y energía.

La empresa con sede en Santiago es conocida por su modelo de negocios inclusivo, donde los beneficios del desarrollo de la compañía se comparten con los productores agrícolas. Fue una de las primeras en implementar un programa de certificación de control de calidad a lo largo de la cadena de valor; asimismo, fue pionera en la implementación de programas de beneficios para los trabajadores que incluyen: comidas gratis, transporte y vivienda, acciones que han beneficiado en particular a las mujeres de familias con bajos ingresos.

“La inversión de Subsole mejorará las prácticas de sostenibilidad y tendrá un gran impacto en toda la cadena de abastecimiento; beneficiará directamente a 275 pequeños y medianos productores y generará más de 10.000 puestos de trabajo directos e indirectos. En total, beneficiará a unas 82.000 personas a lo largo de la cadena de abastecimiento’’, señaló Paola Bazan, jefa del equipo de proyecto del Departamento de Financiamiento Estructurado y Corporativo del BID. “La inversión garantizará que las prácticas corporativas sostenibles y responsables continúen apoyando la innovación, que es central para la estrategia del sector privado del BID”.

Además de la planta de energía solar y las nuevas instalaciones, el préstamo del BID ayudará a financiar la transformación de la tierra para aumentar la producción de fruta fresca, la expansión del depósito frigorífico, la maquinaria de procesamiento y las instalaciones. Todo esto permitirá que Subsole aumente la generación de puestos de trabajo y la sostenibilidad a lo largo de toda la cadena de abastecimiento.

El préstamo representa un objetivo importante en la relación a largo plazo entre el Grupo BID y Subsole.En el 2002, la empresa fue el primer productor y exportador de fruta chilena en recibir financiamiento de la Corporación Interamericana de Inversiones (CII), miembro del Grupo BID.En 2008, la CII otorgó un segundo préstamo a una empresa del grupo Subsole.El grupo también se benefició con el proceso de diagnóstico empresarial FINPYME, un programa que ayuda a las pequeñas y medianas empresas a ganar competitividad y acceder a financiamiento a largo plazo. El primer préstamo de US$7 millones de la CII, totalmente pagado en el 2008, permitió a Subsole financiar el incremento en la producción de 13 de sus pequeños proveedores independientes de fruta. El segundo préstamo de la CII para el grupo Subsole, aún en ejecución, se destinó a financiar la construcción de un depósito frigorífico y una planta de empaque en Copiapó.

En 2009, el Fondo Multilateral de Inversiones (FOMIN) del Grupo BID adquirió acciones por US$3,5 millones en el Fondo Sembrador, un fondo privado creado por ejecutivos de Subsole junto a otros inversores chilenos con el objetivo de impulsar la innovación y mejorar la competitividad entre los pequeños y medianos productores de Chile.

La CII se especializa en préstamos a pequeñas y medianas empresas y el Fomin es el fondo de recursos no reembolsables más importante de Latinoamérica, que apoya a los microemprendimientos y las pequeñas empresas.

Vínculos recomendados:

Información del proyecto de Subsole

Energia solar en agricultura segun Google


EMISOR DIGITAL ES INTELIGENCIA INFORMATIVA PARA EL DESARROLLO

|

Comentarios

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar